Reforma a la política de inmigración facilita ingreso a personas con discapacidades y sus familias a Canadá

Reforma a la política de inmigración facilita ingreso a personas con discapacidades y sus familias a Canadá

El Ministro de Inmigración, Ahmed Hussen, anunció esta semana importantes cambios a la política migratoria que facilitarían que las personas con discapacidades y sus familiares emigren a Canadá.

Algunos especialistas han expresado preocupación por quién pagará los cambios o que los cambios no son lo suficientemente amplios para garantizar la igualdad de las personas con discapacidad, mientras que otros dicen que están contentísimos.

Canadá ha asumido una posición de principio sobre la protección de los derechos de todas las personas, especialmente los niños con discapacidades.

Los cambios anunciados por Hussen, revierten muchos de los componentes clave de una política de 40 años conocida como “inadmisibilidad médica” debido a la demanda excesiva.

Tal como está redactada actualmente, la ley permite que el gobierno niegue la residencia a toda una familia si incluso una persona en el grupo tiene una discapacidad o afección médica que podría generar una “demanda excesiva” en los sistemas de salud y servicios sociales financiados con fondos públicos de Canadá.

Sin embargo, después del anuncio hecho por el ministro, Canadá ya no considerará ciertos costos al momento de decidir si alguien puede venir a al país, como los costos de educación especial para niños con discapacidades intelectuales.

El gobierno indicó que también triplicará el límite de costo para negar a alguien en base a condiciones médicas a casi $ 20,000 por año. Al hacer el anuncio, Hussen señaló que Canadá ya no considerará a las personas con discapacidad como una “carga” cuando se postulen para inmigrar.

No obstante, los grupos de defensa dicen que los cambios no van lo suficientemente lejos como para ponerle fin a una “política discriminatoria” que asegura, se dirige injustamente a las personas con discapacidades y a sus familiares directos.

Cuando se cuestiona directamente si se mantiene esta ley en vigencia, aunque de manera limitada, lo que solo sirve para perpetuar un sistema que discrimina a las personas con discapacidades, Hussen comentó que cree que no es cierto.

“La decisión de denegar a los solicitantes con condiciones de salud de bajo costo o con hijos dependientes que tienen necesidades especiales tiene profundas consecuencias para estas familias, así como para las comunidades canadienses que los acogen”, dijo. “Debemos tomar los pasos necesarios para promover la inclusión de las personas con discapacidad en Canadá y destacar esto como un valor social central”.

You may also like...