La Adopción internacional en Canadá

Existen diferentes razones para tomar la decisión de adoptar, sin embargo, la causa siempre suele ser la misma: el deseo de proveer al niño o al adolescente una familia y un hogar lleno de valores y afecto. El Gobierno canadiense tomando en cuenta esta importante responsabilidad, firmó el Convenio relativo a la Protección del Niño y a la Cooperación en materia de Adopción Internacional, el cual se encuentra en vigencia desde el 1° de junio de 1997.

De acuerdo al artículo 6 de este convenio, la autoridad principal para la adopción es el Ministerio de las Viviendas y el Desarrollo Social (Ministry of Housing and Social Development). Sin embargo, el artículo 45 delega sus derechos a las correspondientes autoridades en sus comunidades autónomas (provincias).

En Canadá las adopciones internacionales solo son posibles a través de la Entidad Colaboradora de Adopción Internacional (ECAI) o el Ministerio del Menor de la provincia correspondiente, debido a que estas organizaciones deben ser obligatoriamente jurídicas, sin ánimo de lucro y acreditadas por la Autoridad Central correspondiente.

Para entrar en el proceso de adopción el solicitante debe cumplir las siguientes características y presentar varios recaudos:

– El ciudadano debe ser canadiense o residente permanente del país.

– Para poder presentar la solicitud de adopción internacional, el solicitante debe ser mayor de 19 años.

– La valoración de los candidatos para adopción nacional o internacional, es llevada a cabo por un trabajador social del correspondiente servicio social regional.

– Si el solicitante es aprobado, recibirá un permiso de adopción denominado Certificado, conforme el Art. 15 del Convenio de la Haya, emitido por la Autoridad Central.

– El documento anterior debe ser presentado ante el ECAI canadiense junto con el resto del expediente; este organismo será el contacto entre los solicitantes de la adopción y la ECAI del otro país.

– Luego de que los solicitantes acepten la asignación del menor, el ECAI canadiense envía el Certificado conforme al artículo 15 al Consulado de Canadá en el país de origen, para así iniciar los trámites de adquisición de la nacionalidad canadiense.

– Una vez que se concreta la adopción internacional, todos los documentos son remitidos al Consulado Canadiense para tramitar la obtención del visado del menor.

– La adopción realizada en el extranjero es reconocida plenamente y en virtud de la sentencia del tribunal del país de origen, por lo tanto, el menor adquiere la nacionalidad canadiense.

– Al concretarse la adopción, las relaciones de parentesco con la familia biológica del menor se extinguen. A partir de entonces, los adoptantes originan relaciones y derechos con los mismos efectos que la filiación por naturaleza del menor.

You may also like...