Debates y polémicas que surgen de los llamados “ajustes razonables”

Los denominados “accommodements raisonnables” (ajustes razonables), son una noción jurídica que inició en Canadá a mediados de 1980, allí se establece que todas las instituciones y organismos públicos están obligados a garantizar el respeto de las minorías étnicas y religiosas, especialmente en el ámbito laboral, asimismo en cualquier interacción social regida por las leyes relativas a los derechos de la persona.

Dicha ley indica que la igualdad en un derecho natural, por lo tanto se debe evitar toda forma de discriminación basada en la religión, el sexo, la etnia o condición física de una persona.

Esto ha sido una gran herramienta, para administrar la diversidad religiosa que se evidencia en las áreas laborales. Un ejemplo de esto es, la exigencia a los empleadores para que realicen modificaciones en el horario de trabajo, que ayuden a equilibrar los deberos laborales con los derechos religiosos de los empleados.

De igual forma, el empleador de ajustar el ambiente de trabajo a cualquier discapacidad física que tenga el empleado. Actualmente, el término “accommodements raisonnables” obtuvo un cierto tono peyorativo.

Para una parte de los ciudadanos canadienses, persiste la idea de que se es demasiado tolerante con los inmigrantes, quienes, aseguran no hacen esfuerzos reales por integrarse socialmente.

El debate sigue vigente, aunque más moderado, continúa en la opinión pública bajo la forma de una constante reflexión sobre que tanto se debería ceder para que una mayoría logre armonizar sus valores con los de las minorías, sin perder su identidad colectiva, pero que su vez se respeten los derechos de igualdad de todos.

Es complicado el tema de modificar las normas sociales, pero Canadá persevera en el ideal ciudadanos del respeto a las minorías y al concepto de una sociedad inclusiva y multicultural.

You may also like...