¿Cómo conducir seguro durante el invierno canadiense?

¿Cómo conducir seguro durante el invierno canadiense?

Llegar a un nuevo país es un proceso constante de aprendizaje y descubrimiento, especialmente cuando se trata de un país con un estilo de vida diferente al nuestro. Las estaciones suelen verse como momentos icónicos de postales, pero vivir el día a día de los cambios en el clima y la temperatura puede requerir mucha preparación las primeras veces, en especial si no quieres congelarte durante el invierno.

Canadá tiene un invierno bastante rudo, siendo mucho más fuerte en las provincias del norte. Cada tarea sencilla requiere un proceso de adaptación, y el conducir vehículos es una de ellas, por eso es importante que conozcas algunos tips, para que no te tome por sorpresa y evites accidentes.

Este es un país de nevadas constantes y la primera de la temporada siempre resulta una sorpresa, incluso para los ciudadanos con más tiempo de residencia. Las autoridades a veces tardan un poco en agarrar el ritmo nuevamente para tener las vías completamente despejadas.

Lo mejor, es ser precavidos y tener sentido común para preservar nuestra seguridad y la de otros a la hora de conducir. La Société de l’assurance automobile Québec (SAAQ), elaboró una guía de cómo adaptar el manejo a las condiciones de invierno, que vale la pena tomar en cuenta durante cada invierno.

En muchas provincias, el uso de neumáticos de invierno es obligatorio a partir de la llegada del invierno y hasta el final, este período suele ser del 15 de diciembre al 15 de marzo de cada año, pero puede variar de acuerdo con cada legislación.

Los neumáticos normales que se usan durante el verano, no están hechos de un material que se adapte a las bajas temperaturas del invierno, que pueden llegar hasta -40°C. Este tipo de caucho se endurece con el frío y pierde tracción, no obstante en los neumáticos de invierno, se garantiza un mejor agarre de la carretera bajo condiciones de nieve y hielo.  

Otro punto indispensable para conducir con seguridad en el invierno es reducir la velocidad, en especial cuando hay poca visibilidad por niebla, lluvia y nieve, o cuando las vías se encuentren con hielo. Quienes exceden los límites de velocidad pueden obtener multas de hasta 60 dólares y la reducción de dos puntos en sus permisos de conducir.

También es importante planificar las salidas, revisar los pronósticos del clima puede ser de gran ayuda para evitar ser sorprendido por una tormenta de nieve. Salga con tiempo extra siempre, para que puede enfrentar cualquier eventualidad, siempre hay que estar atento a los cambios del clima y las condiciones de las rutas.

Finalmente, mantener una distancia prudencial con otros vehículos también es necesario, ya que le permitirá tener un mayor rango de acción ante cualquier evento repentino, como frenazos o deslizamiento del vehículo por hielo.  

You may also like...