Canadá, tierra de emigrantes

Actualmente, Canadá es el hogar de miles de emigrantes de todas partes del mundo, constituyendo así un amplio grupo étnico, que está constituido mayoritariamente por Inglaterra, Francia, Escocia, Irlanda, Alemania, Italia, Ucrania, Holanda y Escandinavia.

En los años 70 se inició una importante inmigración de los países asiáticos, chinos y japoneses principalmente, que se ha mantenido hasta la fecha. Muchos de estos ciudadanos se han establecido en Columbia Británica y otras partes del Oeste del país.

Otra gran parte de la población emigrante son los provenientes de países africanos francófonos, árabes de distintas naciones y latinoamericanos, que han venido a poblar el muy diverso tejido sociocultural del país.

A pesar de que Canadá se caracteriza por ser un país abierto e inclusivo, las actuales políticas de recepción de extranjeros, se basan en condiciones de emigración bastante estrictas, que favorecen en su mayor parte a las personas que cuentan con una carrera profesional, a sus familiares, a los refugiados y asilados.

Desde el año 2006, el Gobierno canadiense ha aumentado su tasa de emigración, alcanzando el registro más alto en su historia, con cerca de 250.000 personas que llegan en busca de una nueva vida, año tras año.

En 2012, el número de inmigrantes que ingresaron al país se distribuyó de esta forma: el 62% de los inmigrantes fueron beneficiarios del programa de inmigración calificada, incluyendo a sus familias; el 26% en el programa de reagrupación familiar; y el 13% en la categoría de los refugiados y asilados por razones humanitarias.

Hoy, Canadá se considera una nación de emigrantes, ya que en los últimos 200 años de su historia millones de extranjeros han llegado al país para formar parte del sistema de vida canadiense, otorgando diversidad y multiculturalismo a la población y reafirmando la idea de que la mayoría de los canadienses son descendientes de emigrantes.

You may also like...