Canadá, un país inclusivo y tolerante

Canadá se caracteriza por tener una sociedad abierta, libre de distinciones de clases que puedan hacer sentir inferior a alguna persona. Es un país que cree fielmente en que todos tienen los mismos derechos y merecen el mismo respeto, sin que importe su raza, su sexo, cultura o religión.

No es común escuchar comentarios que menosprecien a alguien, haciéndose referencia a un rasgo en particular. Siendo una nación multicultural, fomenta la importancia que tienen los emigrantes, integrándolos a las actividades diarias.

En el aspecto de orientación sexual, son bastante tolerantes respetando los derechos de las parejas del mismo sexo o la celebración con ellas del Día del Orgullo Homosexual (Pride Day), el primer fin de semana del mes de julio.

Tocando el tema de la familia, la mujer y el hombre tienen los mismos derechos para desarrollarse profesionalmente, compartiendo los quehaceres diarios como cocinar, cuidar los niños o limpiar.

A pesar de que la mayoría de los canadienses se identifican como católicos o protestantes, respetan a los otros grupos religiosos y conviven en paz. Existe también, un alto grado de cortesía en los lugares de trabajo y a nadie se le hace sentir inferior por el tipo de labor que hace o por la paga más baja que recibe.

Todos los ciudadanos reciben los mismos servicios como las oficinas públicas, bancos, hospitales e instituciones educacionales. Existen vías para denunciar el abuso o discriminación, si esto llegara a suceder.

Si alguien trata de sobornar o realizar algún tipo de corrupción, podría ofender a cualquier canadiense, ya que se caracterizan por respetar las leyes, demandando honestidad e imparcialidad de sus funcionarios públicos.

Las mujeres, ocupan casi la misma cantidad de cargos de autoridad que los hombres, promoviendo la igualdad de género en todas las oficinas públicas y empresas privadas.

 

You may also like...